Malditos socialistas (y asimilables)

Por algún motivo me gusta comprobar que cosas que digo yo en este año de nuestro señor Jesucristo de 2020, al cabo de un tiempo, me entero de que ya las había dicho alguien hace 30, 50, 100 o 2500 años. Me gusta ser retrasado de esta forma, apoyándome en el principio de autoridad.

La cita en cuestión:

En su libro Comentarios sobre la sociedad del espectáculo, (1988) escribía Guy Debord: “La fusión económico-estatal es la tendencia más acusada de este siglo y se ha convertido, como mínimo, en el motor más reciente del desarrollo económico. La alianza defensiva y ofensiva pactada por el poder de la economía y el Estado, les ha asegurado a ambos los mayores beneficios en todos los terrenos: puede decirse que cada uno de ellos posee al otro; es absurdo oponerlos o distinguir sus razones y despropósitos”.

Es maravilloso añadir a este mapita el papel de lo que ahora se llama tercer sector y está formado por asociaciones, economía social, fundaciones, ONG, obras sociales, etc. Toda una ristra de bolas dilatadoras para hacer progresivo (o será proporcional?) la, a priori, violenta penetración y acuchillamiento de cualquier atisbo de autonomía, pensamiento, comunidad o ética en favor de las sanguijuelas y aspiraciones de agentes económicos de un solo ojo que sólo ve dinero o el culo de quien se lo da. Eso sí, la carta de la emotividad siempre en la manga. Nadie le va a criticar nada si su pariente murió por ese problema o el mismo pasó por él. Claro que sí, besar bebés y sufrir ataques terroristas aumenta share, votos y beneficios. Alguien debería fundar una asociación o un partido de cabritillas negras lesbianas discapacitadas migrantes en silla de ruedas con SIDA, TDAH y sin hogar.

Me sucedió hace un par de años al leer un libro sobre el modelo de recuperación con varias citas de Franco Bassaglia sobre empleo, integración comunitaria del colectivo loco y economía social y cooperativa. Exactamente el mismo planteamiento que estaba defendiendo desde hacía un tiempo, habiendo llegado yo por un camino seguramente retorcido, indirecto, llevo de baches, interrupciones, interferencias, paréntesis y demás. Normal entonces llegar 40 años tarde aunque peor es saberlo hace 40 años y no haber hecho nada.

El caso es que leyendo y recordando esto, me apeteció escuchar este monólogo de Albert Pla con la vena hinchada. “Está loco pero es encantador”. Soñar de momento es legal, gratis y sin publicidad.

Llevaba unos días sin publicar y no pensaba hacerlo hasta mañana para hablar del asesinato de los Rosenberg (19 de junio de 1953). No me apetece. Estoy tan cabreado con todo lo que está sucediendo en el mundo, en esta mierda de mundo, que se me van las ganas de comentar absolutamente nada de eso […]

Malditos socialistas (y asimilables)

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s