La biblioteca fue mi centro de día

Lo he dicho en muchas conversaciones con profesionales de la salud mental, con amistades, con compas de activismo loco, en charlas, jornadas, espacios educativos, bares, …

Hace casi 25 años que tengo un diagnóstico psiquiátrico de los chungos y considero una suerte no haber pasado por ninguna asociación de familiares ni similiar porque luego supe como funcionan. Lo digo consciente de la suerte que tuve y con orgullo de haber hecho mi camino así durante los peores años de mi vida, casi la mitad de esos 25:

La biblioteca fue mi centro de día.

Y no puedo imaginar mejor sitio para acompañar mis procesos de recuperación. Mi alma se alimentó de forma plena y quedó satisfecha rodeada de libros de filosofía, religión, psicología, antropología,… Bendito sistema de signaturas que colocó todas esas materias en el mismo pasillo y provocó mi fascinación.

Gracias.

Las bibliotecas son uno de los lugares al que nos gustaría volver cuando todo esto acabe. Conectarnos con el conocimiento en ese espacio de creación, de calma y vida. Esto que les comento no parecer ser una idea solamente mía o de aquellos que como yo amamos a las bibliotecas. Se los voy a demostrar…

Los deseos de volver a las bibliotecas visto desde las búsquedas en Google

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s