Ocho consideraciones para una Salud Mental como derecho humano universal, tarea de prevención, y salud de la colectividad

Leído el post que sale abajo del todo enlazado no puedo evitar cuestionar unas cuantas cosas, seguramente algunas más discutibles que otras.

  1. La salud (mental, la otra y cualquiera) no es un estado (idea anticuada creo que ya muy cuestionada). Somos seres biológicos y culturales enmarcados en contextos que funcionamos en interrelación y procesos cambiantes. La salud (sea lo que sea eso) es un proceso.
  2. La herencia de las etiquetas diagnósticas del encuadre biomedico del sufrimiento psíquico es uno de los problemas más graves y limitantes para la comprensión de dicho sufrimiento psíquico. Los síntomas son conductas evaluadas en base a criterios culturales, morales y totalmente arbitrarios que condicionan (y en el paradigma biomedico, limitan totalmente) el proceso y desarrollo de la persona desde su sufrimiento psíquico a conductas más adaptadas, contextos más favorables o contextos simplemente menos patologizadores o discriminatorios.
  3. Cuando el desarrollo, aprendizaje, precariedad familiar, pobreza de la comunidad, etc se convierten en terreno de la psiquiatría, por lo general es una condena a muerte en vida. Donde hay psiquiatría, hay interferencia del estado, de empresas, de intereses asociativos y de cronificación, sea médica o psicosocial. Si es precoz o preventiva, terror a la vida que tengan lxs pobres miserables a quienes convenzan.
  4. Hay una idea de la agricultura ecológica en general que es que quien cultiva no cuida ni alimenta a la planta sino al suelo que cuida y alimenta a la planta. Si dejamos burdas intervenciones técnicas directas y agresivas, a menudo forzosas, que justifican salarios y presupuestos, queda el apoyo e inversión en la comunidad para que disponga de peso y capital político, conocimiento y capacidad para organizarse y decidir los asuntos que la incumben,… empoderamiento para la comunidad y, sobre todo, desempoderamiento para lo que no es la comunidad. Logrado esto, habrá menor sufrimiento psíquico porque habrá mejor capacidad de cuidado de la propia comunidad y tendrá unas relaciones más sólidas y estables que son la base para una buena crianza y la capacidad de cuidados cuando se dan procesos de sufrimiento psíquico.
  5. Es imposible hacer previsión de ningún tipo e inevitable la aparición de trastornos en cualquier sociedad que cambia en sólo 2 años lo que hace un siglo cambiaba en una generación. Estados hasta el cuello en la llamada “singularidad” y en oleadas de crisis que ya parecen solaparse unas con otras y las siguientes. No hay salud humana posible sin aplicar un freno a esto.
  6. Los aprendizajes dirigidos, impuestos, masticados, prefabricados, heredados, diseñados desde lejanas autoridades, de bases y objetivos esotéricos, de programas políticos subordinados a la duración de la legislatura, etc son trabajo, inversión, tiempo y capital humano con tan bajo rendimiento y efecto que a menudo podrían tirarse directamente a la basura. Cualquier otro enfoque es tirado abajo rápidamente si es que logra arrancar.
  7. Las identidades colectivas se refuerzan eliminando las manazas institucionales y la mencionada justificación de puestos de trabajo, presupuestos, convenios, currículos, organizaciones, ONGs, proyectos, cargos políticos y demás.
  8. Los derechos se aplican si se quieren aplicar. El estado no lo hace para no molestar a agentes económicos y el resto de instituciones no lo hace por no ser eliminadas del paraguas del estado y las obras sociales de dichos agentes económicos. Nadie muerde la mano que le da de comer.

En definitiva, hoy en día más que nunca en la historia, cualquier persona, grupo o comunidad tienen capacidad de obrar en beneficio propio. La mayoría no lo hacen por la cultura de delegación y obediencia inculcado junto a las barreras legales y burocráticas que conceden el trabajo a organizaciones convenientemente autorizadas. Las comunidades que tratan de tomar las riendas de su vida son tachadas de radicales y hasta criminales, activandose los mecanismos de control de la desviación social.

Todo progreso posible de las ideas de la “salud mental” comunitaria ha quedado convertido en distopía de control y autoritarismo por obra y gracia las tecnologías de ingeniería social nacidas, desarrolladas, aplicadas y exportadas desde las redes digitales.

Bola extra: La sanidad no es pública, es estatal. El estado no es democrático, es representativo y totalmente intervenido por agentes económicos. El estado es, por tanto, la mesa de negociaciones de distintos lobbies que poco o nada tienen que ver con lxs votantes y menos aún con la ciudadanía/súbditxs (del Reino de España en mi caso).

Nos vamos a Croatan

Posicionamiento ciudadano en materia de política pública de salud mental Versión previa a reunión en CDHDF jueves 25 de enero 2018, de la Red de firmantes convocados por Documenta AC del comunicado publicado el lunes 15 de enero 2018 Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están […]

Ocho consideraciones para una Salud Mental como derecho humano universal, tarea de prevención, y salud de la colectividad

5 Comments

  1. Coincido con hablar de salud mental como un proceso, más que como un estado. Coincido con su respuesta en general, y me parece que esta visión crítica nunca la queremos dejar de lado. Diría que yo no estoy de facto peleado con las instituciones públicas privadas y colectivas. Si acaso se pueden aprovechar como recurso para lograr nuestros objetivos, como humanidad compuesta no solo de individuos también de colectividades, pues qué mejor. Pero la visión crítica ayuda a regularnos mejor y no perder de vista los fines.

    Me gusta

    1. Es muy muy muy irónico que cuando me he propuesto dejar de hacer crítica o como mínimo hacerla junto a propuestas, ya sido cuando menos caso me ha hecho nadie. Cuando me he arremangao y tratado de levantar proyectos propositivos, más y menos ambiciosos, con más o menos necesidad de implicación de otrxs, alejándome del quejío y el lloriqueo, harto de ver como el colectivo en 1a persona se estancaba ahí, menos casito, apoyo, aportaciones, etc he recibido. Hasta a mi última ocurrencia (la recopilación de documentos, noticias, publicaciones, etc para construir una historia del colectivo loco en España), sencilla, básica y perfecta para lxs más vagxs, de momento está ahí con telarañas. Me doy cuenta de que en mi colectivo existe una brecha digital para el acceso a las redes digitales como Facebook y Twitter pero no se si es tanto o más grave que la actividad de la mayoría no supere esos espacios. Yo seguiré regalando ideas, trabajo, tiempo y de todo pero que alguien lo use para algo cada vez me importa menos. Muy hasta las gónadas. Y soy consciente de mis mierdas que mucho orgullo loco pero estarlo no es gratis pero también tengo la impresión de que soy el único pringao que se las trabaja. Puagh.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s